Blog

Superando el odio con amor: una respuesta cristiana a la blasfemia

Superando el odio con amor: una respuesta cristiana a la blasfemia

Saturday, January 27, 2024

Respuesta a esta pregunta: ¿Qué hacer cuando enfrentamos una blasfemia contra Dios?

Estimados hermanos y hermanas en Cristo:

Lamento profundamente que hayan tenido que presenciar la dolorosa blasfemia contra nuestro Padre Dios.  El incidente ofensivo que presenciaron recientemente seguramente los llenó de dolor y confusión. Sin embargo, incluso frente a palabras hirientes e irrespetuosas, estamos llamados a responder como lo hizo nuestro Salvador: con compasión, valentía y fe.

Como cristianos, debemos recordar que Jesús nos enseñó a amar incluso a aquellos que nos ofenden. Él dijo "Amen a sus enemigos y oren por quienes los persiguen" (Mateo 5:44). Sé que puede ser difícil, pero debemos tratar de responder a la ignorancia con compasión, no con enojo.  Quizás quien pronunció palabras tan hirientes actúo por dolor, confusión o ira reprimida. Sea cual sea la razón, estamos llamados a ver a toda persona como alguien digno de nuestro amor y nuestras oraciones.

En lugar de centrarnos en el ultraje, enfoquémonos en fortalecer nuestra relación con Dios. Pasemos más tiempo en oración y contemplación, alabando su santo nombre. Sirvamos activamente a los más necesitados en nombre de Cristo, difundiendo su luz al mundo. Compartamos nuestra fe con amabilidad y respeto, como embajadores de paz.

Recuerden, hermanos, que nuestra batalla no es contra personas de carne y hueso, sino "contra los poderes de este mundo tenebroso y contra las fuerzas espirituales del mal" (Efesios 6:12). No debemos devolver mal por mal, sino vencer el mal con el bien.

Sigamos el ejemplo de grandes santos como el Padre Kolbe, quien incluso oró por sus captores nazis mientras estaba en el campo de concentración. Con la gracia de Dios, podemos superar el odio con amor.

A la vez, existen acciones prácticas que podemos tomar para superar este episodio con amor:

Recuerden, hermanos, que nuestra batalla no es contra personas de carne y hueso, sino "contra los poderes de este mundo tenebroso y contra las fuerzas espirituales del mal" (Efesios 6:12). No debemos devolver mal por mal, sino vencer el mal con el bien.

Sigamos el ejemplo de grandes santos como el Padre Kolbe, quien incluso oró por sus captores nazis mientras estaba en el campo de concentración. Con la gracia de Dios, podemos superar el odio con amor.

1. Perdonemos de corazón a quien ofendió. El perdón libera nuestra alma y rompe cadenas de amargura.

2. Busquemos un momento para explicar con compasión por qué ese lenguaje fue tan hiriente e irrespetuoso. Evitemos ataques, más bien enfoquémonos en compartir la verdad con amor.

3. Seamos luz de Cristo sirviendo activamente a los más necesitados con obras concretas de misericordia y bondad.

4. Mantengámonos unidos en oración como comunidad de fe, renovando nuestro espíritu en adoración al Señor.

5. Ofrezcamos sacrificios y penitencias por quienes buscan destruir nuestra fe, unidos al sacrificio de Cristo.

Hermanos, no nos dejemos vencer por el mal, sino venzamos al mal con el bien. Confiemos que Dios puede sacar bien del mal. Mantengamos la frente en alto y proclamemos a Cristo incluso en medio de pruebas, seguros de que nada podrá apartarnos de su amor.

¡Ánimo y que Dios los bendiga!

Su hermano en Cristo,

Padre David Vargas

No comments yet
Search